Atorras y lamias inundarán Mundaka con su música y misterio este domingo de Carnaval

Atorras y lamias inundarán Mundaka con su música y misterio este domingo de Carnaval

Cargados de emoción, música, crítica y alegría aterrizan los Carnavales-Aratusteak un año más en Mundaka. Bien conservada en memorias remotas, su historia permanece intacta y su celebración, virgen.

Hombres y mujeres, atorras y lamias, respectivamente, saldrán a la calle este próximo domingo de Carnaval, tres de marzo, para disfrutar de esta gran fiesta pagana, una de las más antiguas de Euskadi, antes de “recluirse en casa”, según manda la tradición.

Vestidos de blanco imaculado, con saya, blusón, enaguas y una funda de almohada con puntillas sobre la cabeza, los primeros en salir a la calle serán los atorras; todos de blanco, solo su director viste de negro con frack y sombrero.

Los atorras y lamias convierten en único el Carnaval de Mundaka

Según cuenta la leyenda, el conde de Mundaka, Anton Erreka, ideó el disfraz de los atorras de manera involuntaria. Para evitar la ira de su esposa al descubrirle ebrio, se puso su saya sin darse cuenta y salió a la calle. Al verle, los vecinos creyeron que era una de las ocurrencias del noble y decidieron imitarlo con una romería. Hasta hoy.

Rico repertorio musical

Aratusteak de Mundaka, el Carnaval más antiguo de Euskadi

Al ritmo de violines, guitarras, acordeones y panderos, el repertorio musical que interpretan los atorras es muy rico para no dejar ningún vacío musical en su recorrido, que se inicia en la que fue casa del músico local José Mª Egileor, personaje muy querido en Mundaka por el impulso que dio para recuperar los Aratustes en los tiempos en que fue prohibido, durante la Guerra Civil y la Dictadura.

La primera canción que se escucha este día en Mundaka es ya casi un himno: “Aratuste zara, mundakarrentzat egun obarik ez” (Carnaval, carnaval, para los mundakarras no hay un día mejor).

Y a la tarde, las lamias

Lamias, personajes mitológicos del Carnaval de Mundaka

Por la tarde, disfrazadas y maquilladas como las Lamias, las mujeres toman el relevo de los atorrak.

Imitando personajes miólógicos que representan a hermosas féminas pero cuyas extremidades inferiores son de ánade o de pez, van ataviadas con una larga melena blanca y vistiendo trajes negros de mangas anchas.

La incorporación de las mujeres a los Aratustes disfrazadas de lamias es cercana en el tiempo y según cuenta la leyenda, proceden de Lamiaran, un lugar ubicado entre Bermeo y Mundaka.

Allí, atraían a los hombres y les exigían acercarse hasta ellas con los ojos cerrados para probarles. Quienes lo hacían venciendo su curiosidad eran premiados con oro, y a los más curiosos les dejaban ciegos. En ocasiones las lamias, un pelín malvadas, entregaban a los hombres plantas de zarza y al pincharse no podían evitar al menos abrir un ojo, con lo que regresaban a casa tuertos, pero eso sí con su vara convertida en oro.

Como ves, los carnavales de Mundaka están preñados de historias mitológicas, que se dejarán sentir este fin de semana. Anímate a vivirlos en nuestro hostel

1 Comment
  • test link
    Posted at 07:27h, 05 marzo Responder

    I visited several web pages however the audio feature for audio songs existing at this
    web site is truly superb.

Post A Comment